• Marcos Alcaraz

Cuando ni Christopher Nolan puede salvarnos



Los amantes de Christopher Nolan podían afirmar sin temor a ruborizarse que su querido director iba a ser el salvador del cine, mesías absoluto de este mundo que venía a señalar el camino al resto ante una de las mayores crisis de los últimos tiempos. Todas las esperanzas de la industria cinematográfica estaban depositadas en Tenet, la nueva obra del director estadounidense y que prometía ser un viaje de sumersión e hipnosis tan propios de los mundos del realizador y por ello mismo diseñada para ser vista en la gran pantalla. Su estreno suponía la señal del regreso a la normalidad, ya sea la nueva o la vieja: la primera gran película a aparecer en los cines de todo el mundo tras varios meses de parón. En un primer momento su lanzamiento estaba preparado para mediados de julio: ante la dificultad de poder acercarse siquiera un poco a lo que sería una distribución en salas habitual, se acabó demorando a finales de dicho mes; después de señalar el 12 de agosto como fecha definitiva, finalmente Warner Bros la ha postergado indefinidamente, sin señalar un plazo exacto, rindiéndose ante la situación y negándose a estar agendando continuamente la película. Cuando ni siquiera el nuevo rey midas de la industria cinematográfica norteamericana es capaz de batallar cualquier impedimento posible, sea del tamaño que sea, es el momento de echarse a temblar: si el creador de El Caballero Oscuro u Origen no nos salva, no nos salva nadie.


No es, ni mucho menos, la única obra postergada en estos días: sólo que el empecinamiento de Tenet de ser estrenada en 2020 no es compartido por compañeras como Expediente Warren, Halloween Kills o el remake de Ghostbusters, que han pasado directamente a 2021. Siguen agendados para este año varios films que esperan ser estrenados para finales de año, como es el caso de la nueva entrega del serial de James Bond, Viuda Negra o Wonder Woman 1984. Pero cabe esperar, teniendo en cuenta cómo está sobrellevando nuestro globo terráqueo la epidemia del coronavirus, que dichas fechas de lanzamiento también deban ser postergadas: no parece todavía que noviembre pueda reunir a millones de personas a lo largo del mundo en las salas de cine, al menos no las suficientes para que a las distribuidoras le salga rentable. Es quizá el momento de sacar la bandera blanca y anunciar una rendición ineludible: por mucho que queramos 2020 no va a ser el año donde podamos acudir a las salas de cine con tranquilidad, terrible noticia para un sector que lleva renqueante más tiempo del que se podría permitir pero que tendrá que asumir que nos encontramos ante un año prácticamente en blanco.


La suspensión definitiva de la fecha de lanzamiento de Tenet nos confirma que tendremos que esperar para encontrarnos bajo la luz del proyector y disfrutar de los estrenos más esperados: sobreviven las salas con lanzamientos de bajo perfil que ya partían familiarizados de antemano con la baja entrada. De este modo, la cartelera española está formada en la semana actual por obras de directores de poco tirón comercial -el mayor nombre en dichos momentos es Richard Linklater- o films de animación de segunda categoría o directamente reestrenos y películas perdidas de años anteriores. Es el caso de Under The Skin, realmente acontecida en 2013 pero aparecida en cines este mes y que ofrece la posibilidad de redescubrir una obra extraña y conceptual espoleada por una soberbia Scarlett Johansson. También ha sido el caso de obras recientes a reivindicar -Dunkerque- o grandes clásicos a revisionar -Cinema Paradiso. Un par de pequeños caramelos ofrecidos en un panorama desolador y de tintes oscuros donde ni Christopher Nolan ha podido encontrar la luz.


5 vistas

Melopea

  • Ivoox
  • Twitter
  • Facebook icono social
  • Instagram

© 2019 by La Fuga De Alcaraz. Proudly created with Wix.com

Newsletter

  • Negro Icono RSS
  • Instagram - Negro Círculo