• Marcos Alcaraz

Dua Lipa - Future Nostalgia



¡Vuelven los 80! Y no en forma de chapa como lo hacía Alf, sino en forma musical. No es algo precisamente nuevo: los ochenta llevan volviendo continuamente, concretamente en cada punto de los últimos diez años. No tengo nada de objetar con ello siempre y cuando no vuelvan las hombreras, aunque, como me dicen aquellas personas más entendidas en moda, mi súplica llega bastante tarde.


En la música alternativa ha habido una fijación por la década más hortera y por tanto más divertida desde hace años, pero parece que ese abrazo a la música disco será una tónica habitual en los artistas más comerciales en este 2020. Sólo hay que escuchar el nuevo tema de Lady Gaga -que nunca ha escondido su amor a la época de la brillantina- entre muchos otros ejemplos para constatar que está el terreno en barbecho para la aparición de una nueva Diana Ross que nos haga mover el esqueleto. Alucinas pepinillos, me las piro vampiro.


No es mal espejo para la música actual. Y no es mal espejo para una Dua Lipa que prácticamente se ha montado en el Delorean para marchar 35 años atrás y volver con cinco o seis temas que quedaron perdidos en una discoteca de aquella época para afianzarse en el mercado con su disco consagración. Después de su fulgurante aparición en la música popular con cuatro o cinco hits que sonaron por todo el mundo, la clave en el mainstream es mantenerse, y para mantenerse hay que producir hits como rosquillas. Y eso es lo que ha buscado la inglesa en su nuevo trabajo. Y huelga decir que lo ha encontrado.


No quiere decir esto que Dua LIpa haya dejado de sonar a ella misma. Para nada. Sus influencias siguen ahí. También encontramos claras referencias a la cultura de club de los noventa y la sombra de Kyllie Minogue revolotea constantemente. Pero el sonido prominente de este Future Nostalgia es disco puro y duro. El avance del álbum ya dejaba bastante claro por donde iban los tiros: Don’t Start Me Now, con su adictiva línea de bajo, sus sintes y su violín eléctrico, iba directa a la yugular para provocar que cada célula de tu cuerpo quisiera ponerse a bailar. Su presentación en el programa de Jimmy Fallon sobrepasó la declaración de intenciones llegando a provocar el espejismo: Dua Lipa quería ser la nueva Diana Ross. Una actuación que iba de menos a más en cuestión de segundos y que acababa quemando el propio escenario, acompañada de una banda excepcional que alzan el tema a lo más alto en un interludio completamente inesperado: si Dua Lipa ha viajado en Delorean, durante ese interludio todos somos capaces de hacerlo. Un tema con base y fuerza suficiente para formar parte de la cultura popular tal y como lo hizo Uptown Funk en su momento.





En Future Nostalgia Dua Lipa enciende la bola de espejos para que bailes durante prácticamente la totalidad de su álbum. Si contamos con once temas, diez son claros intentos de hits que te hagan mover el esqueleto y molar cantidubi. Desde el inicial homónimo de clara influencia de Prince hasta samplear un clásico de INXS en Break My Heart. De mirar por el retrovisor a Olivia Newton John en, curiosamente, Physical, uno de los temas que más abrazaba el disco-pop ochentero y que como guiño claro y conciso ha venido acompañada de un cómico vídeo donde se homenajea (o parodia, según como se mire) a las academias de baile que puso de moda Fama o Flashdance.


La mayor virtud y el mayor defecto del nuevo trabajo de Dua Lipa es abrazar lo liviano mientras se confía a la capacidad incendiaria de ofrecer diez temas disco consecutivos. Sólo la canción que cierra el álbum rompe la dinámica con un tono épico por momentos sonrojante -especialmente si eres capaz de entender su simplista letra. Future Nostalgia crece por liviano, siendo un gran divertimento para el aficionado al género, aunque esa ligereza le frena a la hora de experimentar con el propio proyecto: se echa un poco en falta llegar más lejos en la propuesta en algún tema de mayor complejidad o duración. Detalle menor, pues al fin y al cabo no hay mayor virtud en la música pop que provocar el escapismo, y Future Nostalgia lo consigue.


En una publicación de Instagram, Dua Lipa se sinceraba dejando caer que no tenía claro si sacar su nuevo trabajo durante la epidemia de Coronavirus era buena idea, pero que consideraba que lo que necesitaba el mundo en este momento era diversión. Y diversión a raudales es lo que ofrece Future Nostalgia. Y tiene razón: era lo único que necesitábamos.




Melopea

  • Ivoox
  • Twitter
  • Facebook icono social
  • Instagram

© 2019 by La Fuga De Alcaraz. Proudly created with Wix.com

Newsletter

  • Negro Icono RSS
  • Instagram - Negro Círculo