• Marcos Alcaraz

El Festival Cruïlla se celebrará en condiciones "prepandémicas"



Después de que la gran mayoría de los festivales grandes a celebrar en el verano en España se hayan movido a 2022 dada la segura imposibilidad de festejarse de forma apropiada, sorprende que podamos estar hablando de que algunos otros hayan decidido realizarse en este verano, un curso donde todavía el virus sigue su curso y la mayoría de posibles asistentes al recinto todavía no están vacunados. Sin embargo, cabe la sorpresa y en menos de un mes y medio, de seguir todo su curso, se celebrará un festival con 25 mil asistentes diarios. Y no, no es broma.


El festival CruÏlla de Barcelona piensa realizarse finalmente del 8 al 10 de julio de este 2021 en unas condiciones cercanas a la normalidad anterior a la pandemia. Así lo asegura el director del festival, Jordi Herreruela, en una entrevista publicada en el día de hoy miércoles 26 de mayo en el diario La Vanguardia. Del 8 al 10 de julio, el festival barcelonés planea reproducirse con casi total normalidad, con una asistencia de 25 mil personas diarias que tendrán que hacerse un test de antígenos previo para cada día y estarán obligados a llevar mascarilla dentro del recinto. El público se podrá mover libremente por el recinto y no será necesaria la distancia de seguridad entre personas.


Todos los asistentes al festival tendrán que realizarse un test de antígenos antes de entrar al recinto, el Parc del Fórum ubicado en Barcelona, y podrán hacerlo siempre que el resultado sea negativo. Según declara Herreruela en la entrevista, el público tendrá que acudir una hora antes al festival: "La gente tendrá que reservar una hora previamente para venir al festival. Ese test de antígenos tiene un coste aproximado de 15 euros, y nosotros lo que haremos es cobrar a cada asistente 8,5 euros por test los que vienen un día, 12 los que viene dos días y 15 los que vienen tres días. Cuando se reserve la hora del test se tendrá que abonar con tarjeta”. También será obligatoria la mascarilla FFP2 y la organización "vigilará constantemente su uso", en palabras del propio director.


En dicha entrevista Jordi Herreruela aprovecha para responder las declaraciones de Gabi Ruiz, director del Primavera Sound, donde acusaba de irresponsabilidad a aquellos festivales que habían decidido celebrarse este mismo verano: "creo que todos tenemos nuestra singularidad y nuestras condiciones particulares, y pido que los demás actúen de la misma manera con nosotros". También Herreruela manda un recado a dicho festival: “Las condiciones con las que trabaja el Primavera tanto a nivel de ayudas o como de días de duración no las tiene nadie más. Está claro que trabajan en unas condiciones de privilegio, pero lo que habría que hacer es preguntar a nivel público si eso tiene sentido y si eso sirve para todos”.


"Que alguien se dirija a otro diciendo que lo que está haciendo es o no es responsable me parece que no es muy serio", declara Herreruela, que incide en sus críticas a las declaraciones de Gabi Ruiz: "Prefiero pensar que ha dicho eso porque están muy mal y que, pobrecitos, hemos de preocuparnos por ellos y ser comprensivos, porque si lo ha dicho con la intención de que no volviésemos a hacer los festivales y para condicionar la decisión de los que tenían que darla, sería bastante grave”.


En estos momentos el Cruïlla Festival cuenta con unas 15 mil entradas vendidas, la amplia mayoría antes de que llegara la pandemia del coronavirus y mantenida por unos seguidores a los que no les ha importado que el cartel se haya visto mermado sustancialmente respecto al anunciado en 2019, con una jornada de horario reducido con menos artistas y de menor renombre.





Entradas Recientes

Ver todo