• Marcos Alcaraz

El futuro pasado de Billie Eilish



Exigir a Billie Eilish al poco tiempo después de haber ofrecido su álbum debut y con tan solo 18 años en su haber (cumple 19 en el mes de diciembre) que nos siga ofreciendo nueva música sería, cuanto menos, injusto. Aunque es de entender que tras su irrupción triunfal con When We Fall Asleep, Where Do We Go? Hay bastante interés en saber cuáles serán los siguientes pasos de una artista tan peculiar. El hit masivo de Bad Guy, que desde su aparición ha sonado en todos los confines del planeta, fue el caballo de Troya para introducir una serie de temas de electro pop de marcados tintes oscuros muy inspirados en artistas como Lorde -bien sustentados en su timbre de voz- y también de notoria calidad como Bury A Friend, All The Good Girls Go To Hell o When The Party’s Over.


Es injusto pedirle más a Billie Eilish, pero ella misma nos ha ofrecido un par de canciones sueltas que han provocado que se abra nuestro apetito. Porque aún con su tempranera edad y con tan solo un álbum en su haber, Eilish ya da muestras de estar evolucionando en su sonido. Primero tuvimos como muestra la nueva canción de apertura de la última entrega de la saga de James Bond con Daniel Craig, No Time To Die, una canción lenta y sofisticada que jugueteaba por encima de los cánones habituales de 007. Armada únicamente con un piano y su voz, más delicada que nunca, con la instrumentación orquestal justa para dar un toque por aquí y por allá, Eilish mostraba estar a la altura del encargo recibido y empezaba a confirmar que por el momento había aparcado los tonos electrónicos, algo que confirmó cuando en el mes de agosto, anunció su regreso con un nuevo tema: My Future.




Su hermano anunció en el mes de marzo que Billie Eilish estaba trabajando en su segundo álbum, y se desconoce en la fecha actual si ésta My Future formará parte de ese trabajo o si más bien quedará como un single suelto. Sea como sea, Eilish y Phinneas compusieron la canción en cuarentena en el intervalo de dos días y decidieron ofrecérnosla este verano. Y no deja de ser curioso cómo una canción llamada “Mi Futuro” puede determinar el futuro del artista, ya que la exploración que realiza en este single puede dar bastantes pistas de cómo avanzará su carrera. My Future nos confirma que ha aparcado la electrónica para abrazar un sonido más orgánico; que su música está girando hacia el R&B, aunque también haya toques de soul y jazz; que ha decidido abrir las ventanas y dejar que entre la luz en su composición; y por último, que cada vez tiene mayor dominio de su registro vocal, más amplio de lo que nos podía parecer de primeras y cuya delicadeza nos obliga a emparentarla con voces de otros tiempos muy lejanos.


My Future tiene dos partes bien diferenciadas entre sí: su comienzo como balada de piano, donde Eilish nos ofrece la primera estrofa y el estribillo, y la segunda mitad, donde el tempo cambia, la instrumentación entra a cobijar a la vocalista y se varían las estrofas para acabar unificando todo jugando con el ritmo en la repetición del estribillo. Tres minutos y medio con poso a clásico y que nos recuerda que, cuando la producción de una pieza es más orgánica, tiene más visas de convertirse en atemporal. No hay más que ver lo rápido que otra artista, no ya de la generación de Billie Eilish sino de la inmediatamente anterior como Miley Cyrus ha tardado en realizar una versión del tema, al que ha aporta su torrente de voz en especial donde más desnuda está la canción, en su primera mitad -aunque su falta de sofisticación le hace pasarlo mal en la segunda parte.


Tres semanas después de haber publicado el single llegó su versión en directo -algo retocado- y que nos muestra a la misma Eilish también “desnuda” en su realización: interpreta al piano en la primera mitad y canta de pie, sin mayores artificios, en la segunda. Las generaciones más adultas se sorprenderán con su vestimenta -quienes la sigan de diario lo comprenderán todo al instante- pero, excepto por ese detalle, confirma la clara incursión en el clasicismo musical de una artista que cada paso que da confirma que está aquí para quedarse. No sería descabellado considerar a My Future como la obra más atinada y perfecta de la cantante: tampoco quiere decir que vaya a dejar atrás de sopetón la electrónica que dio forma a su primer álbum. Pero es de celebrar la expansión sonora de un talento como este y que se abra al futuro abrazando a la vez a todas aquellas voces que le sonríen desde el pasado.



23 vistas

Melopea

  • Ivoox
  • Twitter
  • Facebook icono social
  • Instagram

© 2019 by La Fuga De Alcaraz. Proudly created with Wix.com

Newsletter

  • Negro Icono RSS
  • Instagram - Negro Círculo