• Marcos Alcaraz

Feral Roots: el largo escalón antes del triunfo

No engañamos a nadie cuando decimos que, por lo general, el rock más tradicional no vive sus mejores años. Alejado de cualquier imagen y vía comercial, no son pocos los resistentes que siguen ofreciendo buenas guitarras a la audiencia, pero sí son pocos quienes destacan entre todos aquellos que lo intentan. Y uno de esos pocos es Rival Sons.





Este grupo californiano saltó a la fama gracias al ruido que produjo su segundo álbum, Pressure & Time, maneras que refrendaron en el cuarto Great Western Valkyrie, que les dio cierto éxito principalmente en países europeos. Dicha progresión, tanto en composición como en sonido – una mezcla entre Led Zeppelin, Bad Company, los Deep Purple etapa Mark I y mezclado con una producción deudora de Jack White que hace que su propuesta no suene desfasada sino fresca – se vio un tanto cortada con un álbum fallido tanto en intención como en repercusión: Hollow Bones, quinto trabajo de la banda, rompe la línea ascendente de un grupo que antes de su lanzamiento estaba oteando un reconocimiento más amplio.


Así que de este modo se presentaron en 2019 con un sexto álbum – todos ellos sacados la década de 2010 – abocado a un éxito razonable pero menor al esperado por el ruido producido en el cuarto disco. Rival Sons no serán nunca el grupo referencia que se llegó a intuir que podían llegar a ser. A pesar de ello, en este Feral Roots, primer álbum producido por Atlantic Records y no RCA como los cinco anteriores, recuperan las maneras mostradas en Great Western Valkyrie y hacen justamente el álbum que debió continuar a aquel lanzamiento, aunque por desgracia para ellos, unos tres años tarde.


Que el álbum tiene más fuerza, garra y gancho que su precedente se constata en pocos temas: ya solamente la entrada con Do You Worst, single principal, atrae la completa atención al oyente. El sonido característico de la banda está ahí, como un muro de poder constituido para derribar paredes: todo ello liderado por la exquisita voz de Ray Buchanan, sin duda alguna de los cantantes más poderosos de la actualidad. También andan finos en Too Bad, también con vocación de single. Pero donde más brilla su nuevo lanzamiento es en la parte central, donde se encuentran las dos mayores joyas: Feral Roots es un emocionante y épico medio tiempo con Buchanan en lo más alto; y Look Away podría ser perfectamente un tema digno de formar parte del repertorio de The Cult.


En general el nivel promedio de Feral Roots es bastante notable, ofreciendo incluso algunos de los mejores temas de la banda como es el caso de Shooting Stars, que cierra los 46 minutos de duración. Sin embargo, su principal problema es que es un trabajo que reafirma a Rival Sons como un grupo interesante, atractivo y de calidad, pero que no les aúpa a un siguiente nivel que medio vislumbraron años atrás. Aunque los tiempos no son propicios para los sonidos que procesan los californianos, la llegada de un grupo visiblemente menor como Greta Van Fleet -con cuatro singles que Rival Sons ni soñarían- llegando a mucha más popularidad que estos con una propuesta similar hace ver que el camino, aunque difícil, era posible. Y ese camino queda lejos para un grupo que, en cierto modo, no lo necesita: pues sus fans seguirán disfrutando de su música si siguen pariendo álbumes como este.





Melopea

  • Ivoox
  • Twitter
  • Facebook icono social
  • Instagram

© 2019 by La Fuga De Alcaraz. Proudly created with Wix.com

Newsletter

  • Negro Icono RSS
  • Instagram - Negro Círculo