• Marcos Alcaraz

Fontaines D.C. - A Hero's Death



Quien nos haya seguido de cerca en nuestro breve andar como blog y podcast sabe que tenemos especial conexión con Fontaines D.C. desde el primer segundo que da inicio a nuestro programa: no en vano conformaron la canción de cabecera de cada uno de los diferentes Melopeas lanzados al público -con muy contadas excepciones- y convirtiéndose en santo y seña nuestro. La elección de Boys In The Better Land dista mucho de ser casual: la idea era buscar un grupo actual que tuviera el empuje del rock n’ roll que al fin y al cabo vertebra la mayor parte de las canciones escogidas para el programa. Porque dicho tema era simple y llano rock: un riff excelente que estructuraba todo el tema y que acababa por romper en el estribillo con golpes secos de guitarra al más puro estilo Pete Townshend.


No dejaba de ser curioso que la canción con más trazas de himno que contenía el debut de Fontaines DC era la que más nadaba a contracorriente con el resto, donde podías encontrar tantas referencias que conformaban un trabajo heterogéneo al que aunaba el sonido tan característico de la banda irlandesa, haciendo especial énfasis en la forma de cantar de Grian Chatten, quien recoge el testigo de un estilo vocal muy típico de las islas británicas. De este modo, en dicho largo podíamos encontrar dispersiones guitarreras de primer orden (Hurricane Laughter, su mejor obra), ecos a bandas coetáneas suyas como Idles (Big), tintes de los Pogues cuando más hacían bandera de su patria irlandesa (Dublin City Sky) o incluso rememoraban al punk más primigenio inglés puramente The Clash en Liberty Belle. Es normal que en un primer trabajo afloren las influencias de sus componentes, pero gracias a la homogeneidad sonora de su propuesta todo confluía en una única dirección dando su propio estilo característico. Y por ello mismo, Dogrel fue un soplo de aire fresco en su maltrecha escena musical, convirtiendo a Fontaines D.C. en otra de las grandes esperanzas para liderar los años venideros en el mundo del rock.


Si esta diversidad de estilos e influencias era la que enriquecía Dogrel, en esta continuación de aquel debut que aparece con tan sólo un año de diferencia -algo muy de agradecer en estos tiempos donde hemos empezado a considerar normal esperar tres o incluso cuatro años para escuchar el nuevo lanzamiento de una banda- Fontaines D.C. no han diversificado su estilo sino más bien unificado al escoger una única vía a seguir: aquel que ya se encontraba en su primer trabajo en canciones como Television Screen o Roy’s Tune entre otros ejemplos. Frente a un inicio de carrera con un tanto de ligereza juvenil, aquí los irlandeses han escogido una camino más desesperanzado, ahondando en su lado más post-punk que heredan, claro está, de Joy Division y por tanto de todos sus sucesores -la producción sonora recuerda más a Interpol y a todos aquellos grupos del movimiento revival del género que a sus propios creadores, algo que no ocurría a tales maneras en el anterior- y haciendo de este A Hero’s Death un álbum mucho más homogéneo, más similar entre sí y donde únicamente se notan referencias a otros sonidos en la canción titular -con toda probabilidad, la mejor del álbum, y eso que no convenció cuando apareció de primer avance- o en Living In America, donde vuelven a posicionarse cerca de bandas como Idles a pesar de que parecen hacer esfuerzos continuos para alejarse de la escena músical que estos últimos abanderan.


El problema de escoger únicamente una de las sendas que habían abierto en su presentación musical es que conlleva perder buena parte de la frescura que había caracterizado sus primeros pasos. En un trabajo tan parejo entre sí acaban por notarse ciertos tics perniciosos, como un alargamiento del minutaje de los temas innecesario, cierta falta de pulsión para los medios tiempos y poca originalidad para desarrollar sus propias ideas -la No final recuerda, y no poco, a cierto grupo también dublinés llamado U2. Es curioso que en este nuevo paso de su carrera hayan renegado a una parte de su estilo que les hacía característicos, que les expandía musicalmente y que, simplificando, les salía muy bien: abrazando este lado más post-punk clásico, Fontaines se convierte en meramente uno más de los muchos que han seguido el camino que marcaron Joy Division hace más de 40 años, siendo fácilmente intercambiables entre sí como demuestran las descafeinadas I Was Not Born o A Lucid Dream. Aunque funciona en buena parte de su duración como demuestran Televised Mind, Living In America y el ya citado tema homónimo, A Hero's Death supone una clara decepción para los que esperábamos que ahondaran en una agresividad de la que parece que buscan rehuir a toda costa. Sin canciones estridentes como Too Real, sin temas del empuje de Hurricane Laughter, por escoger dos de su notable debut, acabamos notando más el cartón piedra a un grupo que, pese a todo, todavía no ha escogido qué quieren ser de mayores.



Melopea

  • Ivoox
  • Twitter
  • Facebook icono social
  • Instagram

© 2019 by La Fuga De Alcaraz. Proudly created with Wix.com

Newsletter

  • Negro Icono RSS
  • Instagram - Negro Círculo