• Marcos Alcaraz

Fuzz - III

Actualizado: nov 17



Cuando apareció el debut de Fuzz en el año 2013 no fuimos pocos los que quedamos impresionados. Es costumbre en el mundo actual del rock que aparezcan gran multitud de nostálgicos del sonido de Black Sabbath o Blue Cheer, recuperando así aquel sonido grave y distorsionado que tan bien se realizó durante los años setenta y poblando así el género rock en la actualidad de un renacimiento de los mismos sonidos que ya se realizaron con mejor tino en su día y que aquí en buena parte dan la razón a todos aquellos que aseguran que nada queda por inventar con una guitarra. Pero a estos Fuzz, proyecto alternativo del hiperactivo Ty Segall acompañado de Charles Moothart y Chad Ubovich, se les notaban ciertas diferenciaciones que les separaban del resto de sus coetáneos: podía ser un solo totalmente inesperado; un desarrollo melódico más o menos sorprendente, o una capacidad para hacer melodías más atinada que el resto. Fuera como fuera, su debut hacía que toda esa retrospectiva mereciera la pena, recuperando sonidos pasados sin perder por ello genuina frescura, entregándonos el que puede ser el trabajo más pulido y coherente donde haya trabajado Ty Segall.


Dos años después llegó su continuación, una segunda parte titulada de tal manera que tuvo menos éxito, cuya calidad era más irregular y que se alargaba de más en su minutaje. Ahí fue donde, por los motivos que fuera, Ty Segall y sus dos compañeros dieron de lado al proyecto, centrándose el primero en realizar cuatro álbumes de estudio, uno con White Fence, otro con Wasted Shirt, dos de versiones… No para quieto el muchacho. Por eso mismo me sorprendió a la par que congratuló el anuncio de una continuación de Fuzz cinco años después, un hecho cada vez celebrado por menos acólitos, ya que un marketing inexistente confiado únicamente en el poder del boca-a-boca y este largo hiato de un lustro ha socavado todavía más el conocimiento general de una banda ya de por sí no especialmente conocida: la mayoría de la critica ni se ha molestado en analizar su lanzamiento, su público potencial no se ha percatado de quiénes son ni de qué están haciendo, y en el recuerdo queda aquel instante entre 2013 y 2015 donde su aparición parecía anunciar al grupo de fuzz que aunaría a todos y cada uno de ellos. Pero en este 2020 sin conciertos y en todo este panorama actual, Fuzz no pueden ser más intrascendentes.


Una vez hecho este necesario tirón de orejas, en III (2020, In The Red) nos encontramos ante el regreso de una banda que autoparodia su mismo retorno: se abre con Returning, donde aseguran haber encontrado las respuestas para justificar su regreso. Producido por el mítico Steve Albini, su sonido llama la atención por la desnudez de las partes vocales de Ty Segall, siempre cubiertas de capas de un hipnótico reverb que ayudaba a aumentar la lisergia de sus dos precedentes. A su favor, un sonido mucho menos embarullado que en el II, sobrecargado hasta el delirio y que permite que el álbum tenga un desarrollo sonoro mucho más confortable para el oyente. Una vez en faena, III se siente como una vuelta a una casa familiar, un reencuentro con unos viejos amigos de la universidad que hace años que no ves, que echas en cara que pases de ti y con los que ya no te lo pasas tan bien como cuando tenías siete años menos, pero las risas y el colegueo siguen estando ahí. Por eso mismo gustará especialmente a aquellos que más les hayan echado de menos, quienes encontrarán reconforto en temas como la vibrante Spit, la intensa Blind To Vines o el notable viaje que proporciona Time Collapse, pieza donde se acercan a todo aquello que nos deslumbró en su álbum debut.


Tampoco desentona el buen riff de Close Your Eyes o ese rocoso final que prosigue el tono metalingüistico cerrando literalmente su regreso y proclamando el final de esta inesperada continuación de una discografía casi de culto por parte de una banda un tanto disfuncional, que podría haber llegado más lejos teniendo en cuenta sus potentes primeros pasos. Una vez recriminada su desaparición y aceptado que todo esto se realizó mejor antes, regocíjemonos con la reaparición de unos no tan viejos amigos a los que les puedes perdonar todo.


Veredicto: 6´5/10



Melopea

  • Ivoox
  • Twitter
  • Facebook icono social
  • Instagram

© 2019 by La Fuga De Alcaraz. Proudly created with Wix.com

Newsletter

  • Negro Icono RSS
  • Instagram - Negro Círculo