• Marcos Alcaraz

Idles y las lágrimas honestas

En la edición de Glastonbury de este 2019 se vivió uno de los momentos más emocionantes de los últimos años en el mundillo musical.


Creo que todos hemos oído hablar de la banda post-punk Idles, actualmente en la cresta de la ola con únicamente dos álbumes; el segundo de ellos fue considerado por la crítica como uno de los mejores discos del 2018. El grupo inglés ha vivido un auge y crecimiento sin parangón, apareciendo continuamente en lo más alto de carteles importantes como el BBK Live de Bilbao o el mismo Glastonbury inglés, posiblemente uno de los tres mayores festivales del mundo. Muchos les han considerado como un grupo generacional, deudor de la Inglaterra sumergida en el Brexit: la mayoría de sus letras son críticas a la sociedad británica de nuestros tiempos; la otra mitad es crítica con la masculinidad tóxica, tan en el punto de mira en nuestra época.

Su cantante, Joe Talbot, ha vivido este súbito crecimiento mediático recibiendo en medio de la vorágine dos enormes golpes personales: la muerte de su madre tras una larga enfermedad antes del lanzamiento del álbum debut del grupo, el trabajo

que les dio a conocer en 2017; y el fallecimiento de su hija Ágatha cuando su pareja daba a luz antes de publicar su segundo largo.


Para Idles, Glastonbury no era un festival más sino un punto muy especial en su gira: no es únicamente el hecho de tocar en uno de los festivales más grandes del mundo, sueño de cualquier banda musical que se precie, sino que había un fuerte componente sentimental al ser seguidores acérrimos de sus carteles durante muchos años como ellos mismos indicaron a la audiencia en medio de la actuación. “Este es uno de los momentos más magníficos de nuestra vida. Hemos esperado 12 años para tocar aquí. Este es el mejor sitio del planeta. He estado en el lugar que ocupáis ahora mismo, y he llorado con Thom Yorke, Battles y The Horrors. Ellos cambiaron mi vida, y espero que de alguna manera nosotros cambiemos la vuestra“, reveló Talbot entre tema y tema.


Es habitual que Idles dé un gran concierto, siendo un seguro de vida sobre el escenario, pero la emoción del momento fue catalizadora en un concierto magnífico para muchos de los presentes. Pero dicha magia catalizadora llegó a su punto más álgido en el trayecto final del concierto, cuando el grupo acometía Danny Nedelko, uno de los temas de ese fabuloso Joy As An Act Of Resistance. La audiencia estaba completamente entregada en un escenario lleno hasta las banderas – nunca mejor dicho en un festival famoso por sus alargadas y enormes banderolas de diferentes nacionalidades – y todo fluía a la perfección como Joe Talbot no pudo más.


Mientras el guitarra del grupo Bobo se lanzaba al público a realizar un enérgico crowdsurfing y animaba a este a acompañarle en el coro, Talbot se mantuvo de espaldas al gentío y de rodillas, tapándose la cara ajeno al resto de sus compañeros, que ni abren los ojos en un momento de conexión con los concurrentes. Los hombros de Talbot le delatan: está llorando. Una vez finalizada la canción, el público que jaleaba la actuación se dio cuenta de que Talbot había colapsado emocionalmente: ya de cara hacia sus espectadores, Talbot les observa incapaz de mantener las lágrimas, llorando de manera desconsolada, prácticamente en shock y clavado frente al gentío incapaz de reponerse. El público, sin entender muy bien la situación, empieza a animarle y jalearle. La emoción pudo al cantante de Idles. Superado frente uno de los momentos más importantes de su vida, un instante único después de todo lo vivido, todo lo logrado, todo lo sufrido. Los aplausos y ánimos se suceden hasta que la pareja de Talbot rompe el shock del momento apareciendo de forma súbita en el escenario para dar un beso al afligido cantante, que despierta de su momento de trance y corresponde con un emocionante abrazo mientras el público no para de animar y jalear.

Sin duda alguna un momento muy, muy emocionante que gracias a la emisión en directo de Glastonbury ha quedado grabado para la posteridad, y que adjunto a final de mis líneas para que asistáis, desde la pantalla de vuestro móvil u ordenador, a uno de los momentos mágicos de la temporada.



Melopea

  • Ivoox
  • Twitter
  • Facebook icono social
  • Instagram

© 2019 by La Fuga De Alcaraz. Proudly created with Wix.com

Newsletter

  • Negro Icono RSS
  • Instagram - Negro Círculo