• Marcos Alcaraz

Jehnny Beth - To Love Is To Life

Actualizado: jun 29



Cuando aparecieron Savages allá por el año 2013, con su disco debut, ni siquiera nos encontrábamos en los tiempos de éxito que recorre el postpunk hoy. Y sin embargo, en pleno 2020, cuando la mayor parte de la escena de guitarras parte por esos sonidos, Savages llevan tres años desaparecidas. Su último disco, Adore Life, con el que cosecharon estupendas críticas e incluso fue nominado al Mercury Prize, data de 2016, y con el prometían ser uno de los puntales de la música rock en los años venideros. Sensaciones que se afianzaban en su directo, donde llegaban a prohibir a sus fans que les hicieran fotos para reclamar su completa atención. No lucía especialmente necesario, dado a que era imposible desconcentrarse con tanto carisma escénico: Savages, encima de un escenario, eran letales. Aquí un servidor perdió el par de oportunidades que tuvo para verles en directo pensando, en su momento, que tendría muchas más para ello. Total, son jóvenes y acababan de sacar su segundo álbum. ¿Qué podía salir mal?


Desconozco todas las razones que han mantenido a Savages completamente desaparecidas en combate en los últimos años, aunque se apunta que fue su cantante Jehnny Beth quien solicitó un paréntesis al resto de compañeras para cambiar de dinámica creativa, deseosa de hacer algo nuevo. La demora que ha mantenido a la cantante en otros proyectos ha provocado que Savages comiencen a enfrentarse al síndrome del olvido -su número de oyentes mensuales en Spotify ronda los cien mil- y de retrasarse más, acabarán con una cantidad todavía más residual. Esta búsqueda de liberarse de las restricciones de Savages ha llevado a Jehnny Beth a apostar en solitario: espero que sólo signifique un punto y aparte, pues ahora que grupos como Fontaines DC, The Murder Capital o Idles marcan el camino de la escena musical, Savages son más que necesarias.


Analizando entonces el álbum en solitario de Jehnny Beth, To Love Is To Life, nos encontramos a la cantante en lucha continua consigo misma para apartarse de la sombra de su anterior proyecto y crear la suya propia, con su propio sonido y personalidad. Sin embargo, esta batalla por tener una voz propia ya es antigua para la propia Jehnny, quien siempre ha estado ligada a las atenazantes cadenas que suponen sus propias referencias: es imposible no rememorar a Siouxsie con un rango vocal tan similar como difícil hacer olvidar a Ian Curtis cuando luce como una versión andrógina de éste. Junto a su habitual colaborador Johnny Hostile y con varios productores como Atticus Ross (compañero habitual de Trent Reznor) o el productor habitual de Depeche Mode o PJ Harvey, Flood, To Love Is To Life parece recoger un poco de cada uno de estos en su búsqueda de huir de cualquier sonido guitarrero que pueda evocar a Savages sin perder un ápice de potencia en esta exploración. El resultado es satisfactorio: prevaleciendo una atmósfera abiertamente experimental, el viaje que propone To Love Is Your Life es siempre intenso.


Esta relativa falta de originalidad no le pesa a un álbum cuya principal virtud es mantener interesado en cada momento, sorprendiendo continuamente al oyente entre esa maleza de oscuridad propuesta donde Beth habla sin tapujos sobre sí misma, la sexualidad y la liberación de su propio ser. Una colección de temas que gana con la perseverancia y al que le favorece su reproducción en horas nocturnas, ya que la oscuridad de la noche favorece tanto a su par de baladas como a las vibraciones que transmiten canciones como I´m a Man, Flower o Innocence. Sumando la participación de Cillian Murphy o de Joe Talbot (Idles), nos queda un trabajo ambicioso y experimental lleno de emoción al que sólo le pesa constatar en cada momento a qué quiere sonar y a dónde quiere dirigirse.



12 vistas

Melopea

  • Ivoox
  • Twitter
  • Facebook icono social
  • Instagram

© 2019 by La Fuga De Alcaraz. Proudly created with Wix.com

Newsletter

  • Negro Icono RSS
  • Instagram - Negro Círculo