• Marcos Alcaraz

Los 25 Mejores Álbumes del 2020


Quedan tan solo unos 15 días para cerrar este fatídico año, olvidable en casi todas sus facetas... ¿Todas? No: uno de los pilares de la cultura y el arte resiste todavía ante el invasor vírico. A pesar de todo, musicalmente 2020 ha sido un año de buena cosecha, y así lo hacemos reflejar aquí, escogiendo los 25 mejores álbumes del año para nuestro redactor jefe (y director, si es que hubiera algo que dirigir) Marcos Alcaraz.


25- High Power - 27 Miles Underwater

HARDCORE. Ahora que está de moda volver a los 80, se agradece que algún insensato haga un viaje distinto, en este caso para recoger influencias de los 90 -y finales de los 80, pero esos no lo contamos- para revitalizar un género como el hardcore tal y como han hecho Turnstile al otro lado del Atlántico. De este modo, puedes encontrar ecos de Jane’s Addiction o Alice In Chains donde menos te lo esperas.


24. Chris Stapleton - Starting Over

AMERICANA. Contar con una voz prodigiosa provoca que ya partas con ventaja: si además te rodeas de emblemáticos miembros de The Heartbreakers -Mike Campbell coescribe dos temas- ya lo tienes todo ganado. Escuchar a Chris Stapleton es una gozada: ahí lo prueban canciones como Starting Over o Devil Always Made Me Think Twice que engrandecen un álbum diverso lastrado por un tramo central donde pierde fuelle.


23. The Chats - High Risk Behaviour

PUNK. En la total falta de pretensiones radica la fuerza de estos australianos, aficionados a beber cervezas y escuchar música y en sus ratos libres aporrear la guitarra en temas de poco más de un minuto de duración. Algo así como los primos todavía más chalados de Amyl And The Sniffers en una aparición que nos confirma que algo se está moviendo en Australia. Ateniéndonos a este listado, es nuestro debut del año. Aquí está nuestra crítica


22. My Morning Jacket - The Waterfall II

INDIE-FOLK/AMERICANA. Siempre es bueno tener un disco de My Morning Jacket en el mercado, aunque sea el resultado del sobrante de las grabaciones de The Waterfall cinco años atrás. Por lo visto tienen preparado un nuevo trabajo que ha postergado su fecha de publicación hasta que volvamos a poder acudir a conciertos con normalidad: mientras eso ocurre, nos han sacado diez canciones que durante buena parte de su duración nos hacen olvidar su condición de descartes y en varias de ellas nos hacen pensar cómo pudo ser posible que esto pudiera ser descartado por cualquiera con oídos.

Nuestra crítica, aquí


21. Metz - Atlas Vending

POST PUNK. Tiene cierta dificultad hacer alardes en un estilo tan encorsetado como el que practican Metz, y sin embargo en este cuarto álbum logran mostrar una mayor gama de sonidos que en largos previos a la misma que vez que terminan de pulir su propio sonido y su propia identidad como banda. Rocoso, no siempre a la misma altura, pero con lo que seguramente sean los mayores picos creativos que hayan alcanzado, como muestra la excelente A Boat To Drown In que da carpetazo a este torbellino musical de 40 minutos.


20. The Killers - Imploding The Mirage

INDIE ROCK. Que en pleno 2020 estemos hablando de un buen álbum de The Killers es un milagro de proporciones mucho más considerables a la aparición de cualquier vacuna: cuando parecía que tan solo quedaba un grupo de hits festivalero, el abrazar el heartland rock y los sonidos de los años ochenta les ha sentado de maravilla, ofreciendo la que quizá sea la mejor colección de canciones del grupo desde su segundo trabajo. ¿O deberíamos decir el primero?. Sea como sea, esa Caution es sin duda alguna una de las mejores canciones de este año musical. Y otras aportaciones como My God, Dying Breed o My Own Soul’s Warning están cerca de ese nivel. Hicimos crítica claro está.


19. Perfume Genius - Set My Heart Into The Fire Inmediately

POP. La primera cara de este trabajo bien merecía estar entre los diez primeros puestos de este listado, y gracias a eso durante buena parte de ese año así lo hizo, pero la aparición de otros álbumes de enjundia más el peso que supone perder mi atención casi al completo conforme nos acercamos al final del álbum ha hecho bajar puntos. Sea como sea, esta interesantísima exploración en la masculinidad ofrece momentos de tanta categoría como esa joya pop llamada Without You, la bailable On The Floor y las dos partes de Describe. Aquí nuestra crítica.


18. Jessie Ware - What’s Your Pleasure

POP. Es técnicamente imposible para mí empezar a escuchar este álbum y permanecer sentado en mi silla. Es Es cambiar el ritmo en Spotlight y ponerme de inmediato de pie para mover las caderas como si mi cuerpo fuera poseído por Carlton Banks. En un año donde los grandes han abrazado los años ochenta, puede que Jessie Ware no tenga la fama de una Dua Lipa, pero en este What’s Your Pleasure encontramos algunos de los mejores rescates del pop de aquella época, como muestran sus dos primeras canciones o el ritmo irresistible de Save A Kiss. Cuando abran las discotecas, deberían hacerlo con algunas de las canciones aquí presentes: ya que lo hacemos, lo hacemos bien.


17. AC/DC - POWER UP

ROCK. El que con muchas posibilidades suponga el canto del cisne de la banda ha recuperado buena parte de ese encanto único para manufacturar llamadas al jolgorio, al bebercio y a la alegría de vivir. Como en el caso anterior, la primera parte del álbum está muy por encima del segundo, pero que esta panda de vejestorios muestre por momentos la energía de unos colegiales hace que sume puntos. Sus primeras siete canciones son una delicia que sitúan a Power Up medio peldaño por debajo de otro emblemático disco de madurez del grupo llamado Stiff Upper Lip. No te pierdas nuestra crítica


16. Rolling Blackouts Coastal Fever - Sideways To New Italy

ROCK. Estamos casi todos de acuerdo en que el segundo trabajo de Rolling Blackouts Coastal Fever no llega a las cotas de su debut, pero ya la comparación se torna complicada, pues hablábamos de uno de las mejores apariciones de los últimos años. En este Sideways To New Italy continúan estirando su propio sonido y ofreciendo melodías irresistibles como lo muestran canciones como Falling Thunder, She’s There, Cameo o ese estupendo single que es Cars In Space, epítome total de la fórmula invencible de una banda perfecta para refrescar el ambiente. Es sonar ellos y hacerse el verano allá donde suene. Aquí nuestra crítica del álbum.


15. Taylor Swift - Folklore

¿POP? Nos ha costado mucho situar un disco de Taylor Swift en nuestro pop y es evidente que estas líneas se están escribiendo a regañadientes, pero ese paso a la madurez que supone Folklore bien merece formar parte de cualquier listado con cierto raciocinio. Dejando a un lado ese molesto sonido Disney que le persigue a lo largo de su carrera, una Taylor Swift bien rodeada -ahí están Aaron Dessner y Jack Antonoff- se envuelve en un manto melancólico, se embarca en esa tradición norteamericana de contar historias en sus canciones y ofrece maravillas como una The Last Great American Dinasty que a mi juicio me parece la mejor canción en la que se ha embarcado. También ofrece la que puede ser la mayor joya en la que haya intervenido Justin Vernon, ese dúo llamado Exile que nos monta en nuestra cabeza la mejor escena romántico-tristona musical posible. Aquí nuestra crítica.


14. Jason Isbell & The 400 Units - Reunions

AMERICANA. De nuevo como en el caso de Chris Stapleton, poseer una voz gloriosa hace mucho, y Jason Isbell tiene una de esas voces tan dotadas que se pueden echar sobre los hombros lo que le pongan. A los que le seguimos añorando desde su marcha de Drive-By Truckers -nunca volvió a ser lo mismo- nos ofrece momentos de intensidad como esa Overseas de claros ecos a Neil Young albergando un deleite muy superior a cualquier pieza que nos haya ofrecido su ex banda este año. Es difícil quedarse con un solo tema en un conjunto tan regular: desde esa colaboración con Michael Kiwanuka que aporta, precisamente, una canción de Kiwanuka para la colección de Isbell pasando por los singles Dreamsicle y Only Children, por no hablar de esa Be Afraid que también podría haber compuesto para Drive-By Truckers y de la que se beneficia este estupendo Reunions.


13. Woods - Strange To Explain

FOLK/ROCK. Debilidad personal absoluta. Hagan lo que hagan me va a parecer maravilloso, o al menos hay muchas probabilidades de que lo haga. Es probable que este disco lo hayamos escuchado, a lo sumo, en todo el globo terráqueo, unas 200 mil personas. No me importa. Woods siguen haciendo lo que más me gusta escuchar y como solo ellos saben hacer. Si bien no llega a las extraordinarias cotas alcanzadas en With Light And With Love o City Sun Eater, Strange To Explain es otro notable álbum de Woods, una colección de marcado carácter otoñal -o primaveral, dependerá del estado de ánimo- con destellos luminosos como esa catártica Can’t Get It Out. Siguen sabiendo hacer melodías formidables, y ahí están Where Do You Go When You Dream o el tema homónimo para corroborarlo. Nuestra crítica fue tal que así


12. Tame Impala - The Slow Rush

POP-ROCK. Fui uno de aquellos seguidores que les dio de lado en Currents, fans que no pudieron echar de menos al recibir con aquel artefacto cinco veces los perdidos, y por eso mismo estoy sorprendido de la cantidad de veces que he recurrido a este The Slow Rush que se adentra todavía más en el mamarrachismo de lo que ya realizaba su anterior. Para mi juicio, con mejor tino: no he tenido mejores compañeras de playa este verano que Borderline, Is It True, Lost In Yesterday o Breathe Deeper. Si además sumas reformulaciones del sonido de Supertramp como Posthumous Forgiveness o la grasienta -para bien- It Might Be Time, te queda un habitual compañero de fatigas que pienso guardar en un cajón hasta que aparezca el primer rayo de sol del próximo verano: ahí volveremos a ser inseparables. Así lo críticamos en su día.


11. Yves Tumor - Heaven To A Tortured Mind

ROCK. Es una pena que se haya quedado fuera de los diez clasificados como mejores: la calidad de álbumes como este Heaven To A Tortured Mind es la que me ha impulsado a alargar la lista más allá de un posible top-10. No tenía fichado a este artista a pesar de su fantástico apellido -Bowie- y de su inolvidable nombre artístico. Y si no está entre los diez seleccionados ha sido a los puntos, pero hablamos de un álbum más que notable en una interesantísima incursión en sonidos añejos para dar una sucesión de capas de frescura y actualización que ofrecen temas que parecen, a la misma vez, extraídos del pasado y del futuro. Ahí está ese Gospel Of The New Century inicial o esa Kerosene que podría formar parte del catálogo de Prince para corroborarlo. Esta fue nuestra crítica


10. Idles - Ultra Mono

PUNK. No han sido justos los palos con los que ha recibido la crítica al tercer álbum de Idles, excesivos todos ellos, quedando en el recuerdo esas acusaciones de haber simplificado su discurso que apuntaban desde Pitchfork: Ultra Mono puede ser un discurso simplificado porque es una llamada a la acción. Sí que es cierto que alguno de los trucos realizados aquí ya lo hemos visto con anterioridad -¿para qué hacer una nueva Danny Nedelko pudiendo hacer cuatro o cinco- pero durante la mayor parte de este crudo y agresivo disco Idles siguen a un nivel formidable, ofreciendo un puñetazo en la cara que tira de espaldas al oyente y aportando sus primeras señales de avance sonoro como prueban Reigns o Grounds. Y hay que estar de acuerdo con ellos: A Hymn, es, como no podía ser de otra forma, un himno. Esta fue nuestra review


9. King Gizzard & The Lizard Wizard - K.G.

ROCK. Otra debilidad personal que a poco que muestren el nivel habitual ya forma parte de mis listados, y esta recolección de sus propios sonidos que supone K.G. bien merece estar entre nuestros señalados. Puede que esta vez no innoven tanto como en algunos de sus precedentes, pero bien está que profundicen en alguno de los muchos caminos que han abierto en su intensa discografía. Esta recuperación de lo micrototonal no se adhiere únicamente a su propia propuesta y muestra escarceos en otros géneros --como en la monumental Intrasport- que nos demuestran que todavía tienen muchos lugares por donde explorar en los próximos trabajos -que llegarán, y pronto, pues ya conocemos cómo funcionan. Canciones como Straws In The Wind, Oddlife u Ontology siguen manteniendo en lo más alto al que puede ser el grupo de rock más interesante de su tiempo. Aquí nuestra crítica


8. Dua LIpa - Future Nostalgia

POP. En el primer avance del listado que ofrecimos en nuestro podcast, King Gizzard iban en octavo escalón, pero en los últimos días nos hemos inclinado por aupar un Future Nostalgia que, bajo mi juicio, será el álbum más importante de 2020 en el futuro: cuando miremos atrás y miremos con perspectiva este año de miserias, y reparemos únicamente en su bagaje musical, nos referiremos a él como el año en que Dua Lipa nos puso a todos a bailar sin siquiera precisar para ello de una discoteca. Aquí estaría todavía más arriba si no fuera por sus dos últimas canciones, que desmerecen al resto. Pero como el resto son nueve hits potenciales -por así decirlo, porque ya cuatro de ellos han demostrado todo su potencial- de un nivel que hacía años que no se veía en el mundo del pop, al final los méritos pasan por encima a ese pequeño borrón. Crítica, aquí


7. Deftones - Ohms

METAL ALTERNATIVO. Deftones, por mucho que les pese a sus seguidores, a día de hoy se han ganado la vitola de clásicos, pues si han pasado ya 20 años de la que se supone tu mejor obra no tienes otra condición que de clásico de la música. Lo llamativo es que, dos décadas después, y al revés que la mayoría de su generación, Deftones sigan ofreciendo una propuesta fresca y actual, equilibrando los sonidos metálicos y las propuestas más electrónicas y ambientales, esa dualidad que ha forjado una de las discografías más interesantes del metal, siempre interesante si no directamente notable. La que puede ser la colección de canciones más atinada de la banda desde el propio White Pony como así también podría no serlo -no deja de haber varios candidatos posibles para ese puesto, fortaleza de una discografía tan sólida- es uno de los esfuerzos más regulares y consistentes de una banda que, tantos años después, continúa investigando en los cauces de su propio sonido.


6. Fleet Foxes - Shore

FOLK. Es difícil valorar la carrera de un grupo que despegó tan fuerte como Fleet Foxes: con un debut tan modélico, todo esfuerzo realizado a continuación sufre la debida comparación con tal torrente de calidad mostrado en sus inicios. Esta lucha con su propia obra ha marcado tanto el segundo como el tercer disco de la banda, pero ha sido en este Shore, realizado de forma íntegra por Robin Pecknold, donde abrazando la luminosidad y simplificando su metodología compositiva han conseguido crear otro referente en su discografía. Shore recupera la capacidad para las melodías, encauzadas por la angélica voz de Pecknold, y que estalla en maravillas como Can I Believe You, Jara o Sunblind. Por supuesto, también realizamos crítica.


5. Phoebe Bridgers - Punisher

INDIE-FOLK. Menudo salto ha pegado Phoebe Bridgers en este Punisher, su segundo álbum y un habitual de cuantas listas de medios especializados observéis este año. Y no es para menos, pues a su sonido lánguido y repleto de belleza Phoebe le ha añadido influencias sonoras llegadas de otros géneros, como demuestra los toques marcados de pop claro y conciso de Kyoto o UCI, el abrazo a la épica de Surfjan Stevens en el colofón final de I Know The End o ese zambullido completo en el folk americano de Graceland Too. Un estupendo cobijo para tiempos otoñales, del que es difícil salir una vez has entrado en su juego: conforme ha empezado la etapa de las hojas caídas, el olor de las castañas asadas y las lluvias, la cálida voz de Phoebe Bridgers ha sido una gran compañera. Nuestra crítica


4. The Lemon Twigs - Songs For General Public


ROCK. Existen muchas formas de imitar el sonido de una época y existen todavía más grupos que intentan reavivar sonoridades pasadas en la actualidad, muchas de ellas llegando al puro calco y perdiendo esa espontaneidad propia de quien estaba creando el género. The Lemon Twigs, después de dar vueltas sobre sus propias reminiscencias, se han decidido a realizar puro glam rock de los años 70, como si no hubiera existido nada después. Y el gran mérito de este su tercer álbum ha sido conseguir sonar recientes y actuales con ello. Ayuda tener una serie de canciones que podrían ser grandes éxitos 45 años atrás: ahí están composiciones como The One o Live In Favour Of Tomorrow para demostrarlo. Después de intentar mezclar aires contemporáneos de psicodelia en el debut, y de recurrir a la complejidad operística desfasada en el segundo, limitándose a ofrecer una mayor accesibilidad en su obra, The Lemon Twigs han dado definitivamente en el clavo. Nuestra crítica


3. Run The Jewels - RTJ4

HIP HOP. Cuando hablamos de Run The Jewels 4 mencionamos al que puede ser el reflejo perfecto de su propia época. Haciendo la retrospectiva a la última semana de mayo, cuando el ciudadano estadounidense George Floyd murió asfixiado por un oficial de policía que realizaba un arresto, se generó una ola de protestas por todo su país que se trasladó al resto del mundo y que desembocaría en el movimiento Black Lives Matter. El cuarto trabajo de Run The Jewels, que salía el 5 de junio, fue adelantado un par de días y ofrecido gratis por los dos miembros del grupos, conscientes de que su discurso era no sólo coexistente sino además indicado con la ola de protestas que se generó. Tan revitalizante como necesario, Run The Jewels 4 nos muestra la capacidad que tienen Run The Jewels para hacer vigorosa su música cambiando de forma continua sus poderosas y enérgicas bases creando un tornado sonoro ideal para poner banda sonora a toda revuelta, celebración, manifestación y fiesta posible. Si además sumamos colaboraciones como la de Zach de la Rocha (el tercer miembro de la banda), Mavis Staples o Pharrell Williams, solo nos queda uno de los álbumes más relevantes de su tiempo. La crítica de Melopea


2. Bruce Springsteen - Letter To You

ROCK. Si me juran y perjuran a inicios de año que en el segundo puesto de listado iba a encontrarse un álbum de Bruce Springsteen me partiría de risa por la mitad. Pero Letter To You es digno de este puesto, como también del primero o del que le pongamos: el quizá mejor trabajo de Bruce Springsteen en la nada desdeñable cantidad de 30 años suena fresco a la par que nostálgico, con un Springsteen echando la vista atrás a toda una larga carrera y reuniendo para ello a la vieja banda, a los de toda la vida: para retraerse al último trabajo de Bruce Springsteen grabado con la The E Street Band en directo hay que remontarse a 1984. Casi nada. Con un toque crepuscular y nostálgico de un Bruce que empieza a afrontar el invierno de su vida, la energía que desprende Letter To You, la alegría y la potencia de volver a hacer lo que más te gusta lleva a lo más alto a un trabajo que mira de tú a tú a la época dorada del artista. Burnin Train, Janey Needs a Shooter, House Of Thousand Guitars, Ghost… Una cantidad de joyas con aroma a clásico. Nuestra review


1. HAIM - Women In Music Pt. III

POP-ROCK. No sé si es el mejor álbum del año: lo que sí tengo claro es que, sin duda alguna, es el que más he escuchado. ¡Qué decir escuchado! Han sido tantas las veces que he recurrido a él que incluso ha rayado lo obsesivo. Ha sido en este Women In Music Pt. III donde las hermanas Haim han madurado como banda, yendo más allá de lo mostrado hasta la fecha: Si en sus dos primeros álbumes hablábamos de un buen grupo con una estimable facturación de singles de pop-rock ochentas, ahora dan un salto cualitativo abriendo su abanico sonoro desde los Fleetwood Mac de la década de los setenta, Sheryl Crow, R&B actual o Joni Mitchell. Espoleadas por Rostam Batmanglij, exmiembro de Vampire Weekend -quien compuso junto a Ezra los tres primeros álbumes de la banda neoyorkina. Nos encontramos ante la mejor colección de canciones de las hermanas, donde más han encontrado su propio sonido y donde más se ha equilibrado ese gusto por realizar pop-rock añejo y estar adaptadas a nuestra actualidad. Aquí la crítica



Presentamos los once primeros más también el mejor álbum en directo del año, como así dimos premios chorras -y no tan chorras- en nuestro podcast, en el programa MELOPEA | 2X18 | Lo mejor de 2020, que puedes escuchar a continuación.



Entradas Recientes

Ver todo