• Marcos Alcaraz

¿Por qué no cancela mi festival?


BBK Live, en Bilbao / wakeandlisten.com

No voy a descubrir la rueda ni a revelar ningún secreto si apunto que nuestro estimado lector no va a poder acudir al festival de verano de rigor debido a la crisis que estamos viviendo por la epidemia del coronavirus. De ese modo, el punto de mira se pone en los organizadores de dichos eventos. No existe actualización en redes sociales de los festivales patrios que no se vea rodeada de una masa de mensajes de tono generalmente enfadado exigiendo que se anuncie ya la cancelación del festival y de ese modo la devolución del importe aportado. Comentarios no muy indulgentes cuando no directamente virulentos que exigen al community manager respuestas rápidas que éste, a día de hoy, no puede ofrecer, moviéndose en un terreno fangoso cada vez que realiza su trabajo. Aunque tiene variaciones, todas las preguntas lanzadas en redes sociales se resumen en una misma: ¿Por qué el festival al que iba a acudir este año no anuncia su cancelación?


La pasada semana el importante festival francés Hellfest se vio obligado a cancelar su edición de este año y retrasar su celebración al siguiente. El evento que se celebra en Clisson es uno de los más importantes en el mundo del metal y del rock, con sesenta mil espectadores y alguno de los mejores carteles del circuito festivalero. Antes de anunciar la cancelación, su director Ben Baubard dio una entrevista donde dio con las claves que explican por qué los festivales no han anunciado nada.


“¿Quién puede imaginar que se autorizarán festivales en junio y julio que puedan reunir a 60 mil personas, en nuestro caso un 20% de público extranjero, todos pegados unos con otros, cuando sabemos que probablemente habrá algunos casos de Covid 19 a nuestro alrededor” se preguntaba Bambaud en el medio Quest-France, lanzando la pregunta del millón. “Se espera que el gobierno decida, como es probable, extender el confinamiento más allá del 15 de abril, lo que nos permitirá usar la cláusula de fuerza mayor prevista en nuestros contratos con los artistas, y en consecuencia ya no será posible organizar el festival a tiempo para las fechas programadas, lo que justificaría la cancelación”.


En efecto, Bambaud señala al elemento principal de la razón del retraso a la hora de anunciar la cancelación: el motivo es principalmente económico. Ahí entran en juego las aseguradoras, ya que muchos de estos festivales si cancelan por su cuenta sin que el gobierno lo solicite puede ser acusado de suspender unilateralmente y no ser cubierto por el seguro. Por otra parte, otro día más con los tickets vendidos es otro día más con capacidad económica, lo que impide la ruina de las promotoras: “Tenemos un año de salarios pagados para un festival que probablemente no tendrá lugar. Todas las inversiones en el sitio, que estaban sujetas a préstamos bancarios, también se suman a las pérdidas. La crisis del coronavirus para los organizadores del festival es el equivalente a un año de trabajo, no a unos pocos meses”.


Según un artículo de ABC, los festivales peninsulares no lo tendrían tan fácil, ya que muchas aseguradoras incluyeron el coronavirus como cláusula para no cancelar festivales, lo cual complica las cosas. Un bufete de abogados entrevistado por el medio en dicho artículo, Sympathy For the Lawyer, apuntaba que “si se excluye una causa de epidemia con una definición que encaje en la situación actual, el seguro no lo cubre”. Para solventar esto, los festivales están buscando el aplazamiento: si el evento se aplaza, no hay obligación de devolver el importe, aunque el público no está obligado a aceptar una nueva fecha y puede solicitar que se le devuelva la entrada.


En la búsqueda de impedir las devoluciones masivas, los festivales abrazan dos vías, una principal y otra que le complementa: grandes eventos como el citado Hellfest, Rock In Rio en Portugal o en nuestro país el Tomavistas madrileño o el Primavera Sound de Barcelona han decidido aplazar su celebración; en caso de los dos primeros directamente al año siguiente mientras que Tomavistas y Primavera han recolocado sus fechas a partir de septiembre. Otros incluso han tomado una vía más completa anunciando a la par que nuevas fechas artistas para dichas fechas: mientras la mayoría de festivales no han confirmado si mantendrán integramente el cartel de la edición aplazada, otros como el North Music Festival de Oporto ha confirmado que varios de sus artistas sí estarán en la edición de 2021.


Por lo tanto, la mayoría de festivales estivales de nuestro estado esperan a que el Gobierno impida su celebración para poder rescindir los contratos bajo el mandato de las autoridades y de ese modo tener así capacidad a la hora de afrontar la batalla con las aseguradoras, de ahí que muchos no se pronuncien aún siendo conscientes de que las posibilidades de que se celebren los festivales en julio es a día de hoy mínima. Y muchos de ellos buscarán el aplazamiento para intentar mantener las máximas entradas posibles.


Aunque buscarán evitar las devoluciones masivas, en el momento que el cartel se vea alterado por la caída de varios grupos la organización dispondrá de la posibilidad de devolución como así han hecho todos los que se han visto obligados a recurrir al aplazamiento. Incluso en el caso de que finalmente se celebraran pero se vieran mermados en su cartel final el público tendría la capacidad de solicitar el importe pagado.


La salud económica de los festivales de nuestro estado es muy delicada en caso, como todo apunta, que no se celebren festivales este año. Los más consolidados podrán aguantar el envite, pero el marco actual apunta a aquellos no tan consolidados que han realizado un gran desembolso y cuyas pérdidas este año pueden ser tan alargadas que podría peligrar la existencia del propio evento. Una semana más con las arcas cubiertas para estos casos es un día más de supervivencia sin mirar el abismo. Y en este abismo, algunos cuentan con paracaidas que no impedirá que acaben maltrechos: otros, directamente, caerán sin freno alguno.


Melopea

  • Ivoox
  • Twitter
  • Facebook icono social
  • Instagram

© 2019 by La Fuga De Alcaraz. Proudly created with Wix.com

Newsletter

  • Negro Icono RSS
  • Instagram - Negro Círculo