• Marcos Alcaraz

Sharon Van Etten - Remind Me Tomorrow


En la tercera temporada de Twin Peaks –para algunos el viaje definitivo de David Lynch, para otros tantos un mal viaje, pero un viaje en definitiva- los capítulos se culminan con una aparición musical en el bar Bang Bang. Por lo general, esta actuación suele tender a lo emotivo y/o etéreo. Por el escenario del bar más mítico de Twin Peaks pasan Eddie Vedder, Chromatics, Rebekah Del Río o Nine Inch Nails – quienes al revés que el resto, abren el capítulo, y qué capítulo. Una de las participantes en el anteriormente conocido como The Roadhouse fue Sharon Van Etten, quien ofreció su enigmática Tavira en una interpretación realmente atmosférica y que mostraba por dónde irían los tiros en su siguiente proyecto, este Remind Me Tomorrow cinco años posterior al Are We There que le puso en el candelero del folk-rock.


No ha pasado un lustro en balde para Sharon, quien ha participado como actriz en The OA, ha trabajado en varias bandas sonoras, ha sido madre e incluso ha vuelto a la universidad. Mientras daba todos estos pasos vitales Sharon preparaba un quinto álbum que supusiera un giro a toda su carrera, un doble salto mortal que sorprendiera a propios y extraños. Cuando presentó su concepto de álbum, Sharon mostró claras sus referencias: el Third de Portishead y el Skeleton Tree de Nick Cave tenían lo que ella quería para su regreso.

Tal y como dijo en una entrevista, el mundo no necesita otro disco de country. Con ese propósito Sharon cuelga la guitarra y los acompañamientos y se sumerge en el mundo de los sintetizadores, recogiendo un papel protagonista clave para la concepción de un álbum que va a depender mucho más de su voz que nunca. De este modo, Sharon parece proseguir cantando para el público aletargado del Bang Bang en temas como Jupiter 4 o Memorial Day, de bases sinuosas y atmósfera fúnebre pero encandiladora, aunque también se atreve a arrebatos luminosos como Your Shadow o el single Comeback Kid, donde se muestra enérgica y rockera sin necesitar sustentarse en guitaras. Este Remind Me Tomorrow también será recordado por contener la canción de Sharon Van Etten que gustará a todo el mundo que jamás escucharía a Sharon Van Etten, y que se convertirá en el icono de su repertorio: la muy Springsteen Seventeen, sin duda alguna uno de los temas más completos y perfectos que ha deparado este año musical.


Aunque es Seventeen la canción que invita a quedarse en este más que notable disco, sería injusto obviar las enormes virtudes que exhibe este trabajo redondo, mayúsculo, que no sólo no desfallece en ningún momento sino que crea una atmósfera propia, donde tu día tendrá dos ambientes distintos: aquellos donde no escuchaste Remind Me Tomorrow y aquel momento donde sí. Ese tono lánguido, perturbador pero completamente atrayente del Bang Bang de Lynch absorbió el alma desgarrada de Sharon y cambió su música para siempre, sin que esta ruptura suponga una brecha con el resto de su discografía. No hay nada más sencillo que elegir cualquier tema al azar y moverse como un triste péndulo al son de los fantasmas de Sharon. Tampoco hay nada mejor.




Melopea

  • Ivoox
  • Twitter
  • Facebook icono social
  • Instagram

© 2019 by La Fuga De Alcaraz. Proudly created with Wix.com

Newsletter

  • Negro Icono RSS
  • Instagram - Negro Círculo