• Marcos Alcaraz

The Black Keys - Let's Rock

El preso Edmund Zagorski fue ejecutado en la silla eléctrica en noviembre de 2018, siendo el primer preso de Tennesee en pasar por esta solución final desde 2008. Cuando se le ofreció decir sus últimas palabras, Zagorski se decantó por tres: “Let’s Rock”, antes de tener una suerte muy distinta a una guitarra eléctrica cuando es enchufada. Estas palabras gustaron a Dan Auerbach, cantante de Black Keys, hasta tal punto que se convirtieron en el título de su nuevo álbum tras un hiato de cinco años. Auerbach, consciente de que el título obedecía más a un capricho personal que a una definición real del proyecto que tenía entre manos, aseguró en una entrevista que la decepción que supondría el nombre para algunos era lo que más le gustaba: “El 99% de la gente va a pensar que esto va de rock n’ roll. Y es lo que menos nos importa. Nosotros no somos rock n’ roll. Nosotros odiamos el jodido rock n’ roll, siempre lo hacemos. La idea de pirotécnica en el escenario y lásers es siempre tan estúpida”.



Dan Auerbach y Patrick Carney, 2019


Con una silla eléctrica y un lacónico "Let’s Rock” se presentaba el regreso de Black Keys en todas sus facetas: no sólo suponía el primer álbum en un lustro, sino también el regreso a una composición más sencilla y desnuda respecto al recargado Turn Blue, último largo de la banda posterior al exitoso El Camino y, al revés de este, un paso en falso del dúo en un fallido intento de sonar más recargado y comercial. Conscientes de que perdieron un poco la senda, Auerbach y Carney ofrecen un álbum donde vuelven al camino que más éxito les dio: un rock accesible, tendiente al blues pero de ámbito comercial, que ya realizaron y perfeccionaron en los notables Attack & Release, Brothers y El Camino.


Los primeros avances del álbum hacían presagiar un retorno mayúsculo, sensación que se diluye una vez se escucha el álbum completo. Consciente de que tanto el título como la intención no colmarían expectativas, Auerbach ya disfraza en su respuesta que el álbum no ofrece el rock n’ roll que promete. Y tras un comienzo prometedor, donde ofrecen buenas píldoras de lo mejor que saben hacer, este Let’s Rock se va convirtiendo en un disfrutable pero inofensivo ejercicio, que termina decepcionando cuando atraviesa un bache creativo en cuatro o cinco temas que pueblan el tramo central de estos 43 minutos de duración. Temas como Get Yourself Together o Go despiertan del letargo y hacen presagiar que todavía se ha dicho la última palabra, pero es un espejismo: el regreso de Black Keys es un retorno a medias, con una media docena de temas realmente estimables y con grandes momentos, y otros tantos totalmente olvidables que pasarán sin pena ni gloria en su dilatada carrera.




Melopea

  • Ivoox
  • Twitter
  • Facebook icono social
  • Instagram

© 2019 by La Fuga De Alcaraz. Proudly created with Wix.com

Newsletter

  • Negro Icono RSS
  • Instagram - Negro Círculo