• Marcos Alcaraz

Un repaso a... Queens Of The Stone Age: 6- Era Vulgaris (2007)

Continuamos nuestro repaso a la carrera de Queens Of The Stone Age explorando sus discos del que consideramos peor -en este caso, menos bueno- al que valoramos como su mejor trabajo. Tras el que forma nuestra última posición en el listado, Lullabies To Paralyze, hoy vamos con el sexto clasificado, un trabajo infravalorado que brilla por su singularidad: Era Vulgaris.



ERA VULGARIS: LA DEFINICIÓN DEL ROCK ROBOTIZADO


No hay mucho de lo que hablar en cuánto a cómo se originó Era Vulgaris, ya que no tiene una historia tan culebronesca como la que da forma a Lullabies To Paralyze. Como ya explicamos en nuestro repaso, aquel disco nació del momento más traumático de la carrera de la banda, con la expulsión de Nick Oliveri y con Mark Lanegan rechazando ser miembro a tiempo completo del proyecto, dejando solo a un Josh Homme que llegó a dudar de si continuar o no con Queens Of The Stone Age. Como sabemos, decidió quedarse al frente, se juntó con Troy Van Leeuwen y Joey Castillo como principal referente del grupo y siguió hasta nuestros días.


Mientras Songs For The Deaf se originó mientras Homme conducía aburrido por las anodinas carreteras de Arizona, Era Vulgaris tiene su origen en las mucho más pegajosas calles de Hollywood, de tintes más oscuros, o en boca del mismo Homme, “eléctricos”. Realmente su realización fue costosa: el mismo Van Leeuwen apunta en una entrevista en SuicideGirls que estuvieron por lo menos un año en el estudio buscando concebirlo: “No habíamos escrito nada, así que sí, fue un proceso muy largo. Tal vez el más largo en el que haya estado… He estado en álbumes que han necesitado de un año para su realización, pero nunca donde tuviera que concentrarme en ello al máximo. Para Era he tenido que estar diez meses al 100%”.


Teniendo clara la dirección de hacia dónde debía dirigirse el sonido de su nuevo lanzamiento, lo que no estaba todavía claro era qué canciones iban a formar parte de éste y cómo iban a desarrollar lo que finalmente sería un cambio de estilo respecto a su predecesor Lullabies To Paralyze. Pues en Era Vulgaris nos enfrentamos a un sonido que, aunque deudor de muchas de las guitarras que formaron parte del Lullabies -esa que mezcla lo acústico y eléctrico seguirá presente- y siendo por evidencia una continuación directa de este, da un volantazo buscando una sonoridad que continúe la vieja idea primigenia que dio forma a Queens Of The Stone Age: indagar en ese “robot rock” que provoque dar botes y bailar al mismo tiempo.


¿Y cómo es entonces el sonido de Era Vulgaris? Lo cierto es que hay que felicitar con efusividad a Chris Goss como así también al mismo Josh Homme por su excelente trabajo en la producción, pues nada en la discografía de Queens Of The Stone Age sonará con la particularidad de este Era Vulgaris. Dándole al clásico estilo del grupo un toque más metalizado, como si fuera una máquina de ritmos robóticos, se introducen pinceladas del industrial y claras referencias new wave -es obvia la influencia de Gary Numan en todo el trabajo- logrando un trabajo más experimental de lo que es habitual para la banda, tan extraño y retorcido como sensual y atrevido, donde Homme y Leeuwen se notan más confiados respecto a Lullabies To Paralyze en qué quieren ser y cómo quieren hacerlo, aunque algunas veces tengan más claro a dónde quieren llegar que con qué pueden conseguirlo.


Aunque las ventas no estuvieron al nivel de Lullabies To Paralyze -no hablemos ya de la altura de Songs For The Deaf- lo cierto es que Era se ha convertido en un sleeper, como se diría en lengua inglesa: un trabajo que con el tiempo ha ganado peso mediático, con tres canciones que ya forman parte de lo más reconocible de la banda. Mirándolo con el contexto que da el paso del tiempo, sus singles han funcionado más que los de su predecesor. Podemos decir sin temor que nos encontramos ante el paso definitivo del grupo hacia el mainstream que abrazarín sin pudor -y sin concesiones- en sus dos siguientes trabajos, haciendo más accesible su propuesta para un gran público, un paso lógico cuando desde el primer momento Homme quiso hacer que moviéramos la cadera a ritmo de su guitarra.


En definitiva, hablamos del álbum donde Josh Homme y Troy Van Leeuwen terminan de encontrar la fórmula que estaban buscando para Queens Of The Stone Age desde que Oliveri y Lanegan dejaron de formar parte del proyecto. Un paso adelante hacia un sonido que serviría de base para abrazar la oscuridad y la intimidad en Like Clockwork y que explotaría en un Villains repleto de frivolidad. Es Era Vulgaris un trabajo que gana con el tiempo y al que sólo se le puede acusar de cierta irregularidad, aunque no tanta como la que desperdigaba a Lullabies To Paralyze.



ERA VULGARIS, TEMA A TEMA


Nada más empezar se presagia ese cambio de sonido que se confirmará a lo largo de su minutaje, como así también que nos enfrentamos a un álbum de calidad: Turning On The Screw sorprende con su estilo tan particular como así también por sus ecos a Led Zeppelin, con Josh Homme cambiando el tono de su voz aportando un registro distinto. La batería retumba aquí como si estuviera en las propias manos de John Bonham y los sucesivos riffs de guitarra acaban envolviéndose con los coros en una canción realmente sobresaliente. La verdad es que no se puede empezar mejor.


El estruendo metálico y cortante del riff de Sick, Sick, Sick entra sin que necesite terminar Turnin On The Screw, casi solapándose una con otra y no dejándonos respiro para reposar lo que ha sido una verdadera barbaridad. Mejor, pues la fortaleza del que fue principal single de Era Vulgaris es su capacidad para levantar al oyente gracias a su derroche de energía. Puede que peque de simple, pero no se puede dudar que funciona a las mil maravillas: el riff que sucede al estribillo es uno de los más abrasivos que haya realizado la banda jamás. Un tema que quema, con una breve pero buena aportación de Julian Casablancas (The Strokes) a los coros y que será imposible escuchar sentado en el asiento. Aunque creó cierta disparidad de opiniones en su día, con los años se ha conformado como una pieza de oro puro dentro de la colección de hits de Queens Of The Stone Age.



Enfatizamos en el tono robótico de las guitarras en I´m Designer, quizá la pieza que mejor defina la idea principal del sonido de Era Vulgaris y que sólo podría funcionar en este álbum y bajo esta propuesta sonora. Con un ritmo muy pegadizo, su principal virtud es su singularidad, y nos muestra que Homme cada vez está más cerca de encontrar esa mezcla entre clásico y actual, bailable y rock a la par. Como cada vez será más habitual en el grupo, volvemos a encontrar claras referencias a Cream, presentes tanto en I´m Designer como especialmente en Into The Hollow, donde de nuevo Homme vuelve a clavar el registro de Jack Bruce. El cuarto tema del disco se siente como la hermana menor de I Never Came de Lullabies To Paralyze. No está tan atinada como aquella, pero es un tema bastante interesante.


La introducción de MIsfit Love logra hipnotizarnos para todo su minutaje: otro buen ejemplo de la propuesta tan particular que recubre todo este conjunto, que lo convierte en tan apetecible y seductor, con esa latencia sexual tan palpable fruto del mestizaje entre rock industrial y new wave setentera -volvemos, cómo no a Gary Numan- que solo puede ser amada o recibir rechazo de quienes han llegado a este paso con el grupo. En su día, generó cierto desapego: en la actualidad, esta producción de Era Vulgaris se ha confirmado como uno de los puntos más interesantes de la discografía de QOTSA. Hay pocas canciones que suenen como Misfit Love y lo mismo pasa con Battery Acid, a pesar de que en esta la elección de capas sonoras es mejor que la base primigenia de la canción, un punk-rock atrevido que en cualquier otro trabajo habría pasado desapercibido y que se beneficia del sonido que tiene el álbum.


Aquí llegamos a uno de los principales singles del álbum, una canción que muchos seguidores ya conocían de antemano al formar parte de las Dessert Sessions que realiza Josh Homme con amigos y colegas en el desierto de California y que recuperó para la ocasión para este Era Vulgaris. Lo cierto es que de primeras el único nexo de unión con el resto del álbum es su rebosante sexualidad, como así también el lejano aire al desierto, pero hay que reseñar que Make It Wit Chu puede ser perfectamente la obra magna de este conjunto, y el tiempo se ha encargado de colocarla entre lo más granado del repertorio de la banda. Un tema que rebosa clase por todos sus costados, con maravillosos coros de toques soul, Homme seduciendo al oyente con rotundo éxito y una guitarra de toque blues que da un aire romántico y melancólico a lo que es una incitación clara a realizar actos lujuriosos.


Pegadizos riffs de aire western son los que protagonizan 3´s & 7´s, un notable single potencial que se ha convertido en uno de los temas más reconocibles del álbum, ya que a la larga ha tenido más empaque comercial que Sick, Sick, Sick y que en cierto modo recupera la senda abierta por temas como If Only en el debut de la banda, siendo su riff principal un claro descendiente de aquel. Es fácil que guste, incluso que obsesione, con su toque de banda sonora de Tarantino´y su videoclip claramente influenciado por Death Proof, estrenada dos meses antes.


Suture Up Your Future quizá corta un poco la progresión del álbum, lo cual puede llevar a deslucir un poco su aparición en este trabajo, aunque sin embargo hablamos de un buen tema con de nuevo Homme siendo más Cream de lo que Cream mismo podían ser. Como hemos apuntado, el principal inconveniente de Era Vulgaris es que su concepción y producción sonora a veces están por encima de la materia base de las canciones que lo conforman, como es el caso de la siguiente River On The Road, punto flaco de este disco y muy inferior a algunas de las canciones que se quedaron fuera de este y que acabaron como caras b en algunos de sus distintos lanzamientos. No hay malas ideas en el riff de River…, pero tampoco encontramos nada destacable.


Para finalizar lo que es el álbum al menos en su concepción original nos encontramos ante una canción muy infravalorada y que es prima hermana de Misfit Love: volvemos al sonido tan propio que envuelve varios de los temas de este Era Vulgaris en Run Pig Run, un final de álbum desquiciado y oscuro donde el estilo denso y oscuro del Lullabies se mezcla con la producción de Era dándonos un cruce un tanto insólito en la carrera de la banda. El riff del interludio, mezcla entre marcha militar y banda sonora de western, es de los más interesantes que podemos encontrar en este repaso.


Mención aparte pero obligada es la que hay que hacer de varias de las carias b o directamente añadidos con los que cuenta Era Vulgaris: Running Joke aparecía en el vinilo y en la edición japonesa, siendo una canción realmente competente, aunque también parece no estar desarrollada al completo, y que recuerda más a Lullabies; la que sería el tema homónimo del conjunto, Era Vulgaris, quedó finalmente fuera y contaba con la colaboración inconfundible de Trent Reznor, recogiendo de nuevo ese sonido tan reconocible que vertebra todo el trabajo, incluso adelantando lo que está por llegar en Like Clockwork. A mi juicio, debería haber formado parte del tracklist original en vez de River On The Road. El último añadido de valor pertenece en realidad a Lullabies To Paralyze y debería haber formado parte de este álbum en vez de alguna de las piezas irregulares de su cara b: The Fun Machine Took A Shit And Died es mucho más de lo que su tonto título parece mostrar. Es un tema, simplemente, fantástico. De haber aparecido en su predecesor lo habría mejorado sustancialmente y por supuesto que no lo hubiéramos colocado ni por asomo como el menos bueno del grupo. Que se quedara fuera en lugar de piezas como Blood Is Love es un error garrafal, señor Homme. No perdáis tiempo de escucharla aunque sea como un aparte.




VEREDICTO


Bien es cierto que algunas de las ideas presentes en Era Vulgaris no son tan potentes como la propuesta sonora que encuentra, y no sería descabellado hablar de irregularidad para definirlo: sin embargo, nos encontramos ante un trabajo notable y que envejece como el buen vino, ofreciéndose como uno de los álbumes más atrevidos, valientes y experimentales que haya realizado Queens Of The Stone Age en su carrera y siendo imprescindible para entender todo lo que llegaría a posteriori, ya que aquí es donde Homme encuentra al completo el sonido que tanto tiempo llevaba buscando por su propia cuenta.


MEJOR CANCIÓN DEL ÁLBUM


A mi juicio, hay dos grandes destacadas habiendo una buena cuenta de canciones notables: la inicial Turnin On The Screw, donde mejor funciona ese estilo que confecciona Era Vulgaris, donde recuerdan a unos Led Zeppelin circa Houses Of The Holy y donde más se atreven en esta original propuesta que vertebra el álbum; y por supuesto, y sin ninguna duda, la que será la canción más recordada tanto en el día de hoy como en el futuro, la maravillosa balada Make It Wit Chu, que destila clase a raudales para hacer referencias sobre el (no tan) noble acto sexual. Su recuperación de las Desert Sessions es una de las decisiones más acertadas que haya tomado jamás Homme: se ha convertido en uno de sus temas más populares, de las más demandadas en sus conciertos y donde se puede palpar el disfrute de la banda cuando la interpreta.



Melopea

  • Ivoox
  • Twitter
  • Facebook icono social
  • Instagram

© 2019 by La Fuga De Alcaraz. Proudly created with Wix.com

Newsletter

  • Negro Icono RSS
  • Instagram - Negro Círculo