• 2st3jonazcue

Un Zinemaldi distinto


Tras un Jazzaldi muy mermado, nada parecía indicar que el Zinemaldi, el otro gran evento cultural del verano Donostiarra, pudiera ser distinto. No tenía muchas esperanzas puestas, y di por imposible acudir a la solicitadísima Rifkin's Festival de Woody Allen. Tras ojear el catálogo de películas de esta edición mi opinión cambia por completo, y me encuentro un año más con la imposibilidad de ver todo lo que me gustaría. Aunque no las vaya a reseñar, creo que si las debería mencionar. Crock of Gold, documental dirigido por Julien Temple, nos trae la historia del indomable Shane McGowan, vocalista y lider de The Pogues, está producido por Johnny Depp, que ha venido a presentarla. Otra de las estrellas que pisará la capital guipuzcoana es Matt Dillon, que dirige El Gran Fellove, un documental sobre el cantante de scat y showman cubano Francisco Fellove. Otra de las presentadas y que tendremos pronto en nuestros cines es Verano del 85 del magnífico François Ozon. Fuera de concurso nos encontramos con una nueva película de Fernando Trueba, El olvido que seremos, grabada en Colombia y con Javier Cámara como protagonista. Desde hace unos años, el festival preestrena alguna que otra serie o miniserie de televisión, este año tenemos la esperada Patria, basada en la novela de Fernando Aramburu y producida por HBO España, otro flamante preestreno es Antidisturbios de Rodrigo Sorogoyen, que la podremos ver íntegramente en Movistar plus. Aunque el catálogo se ha reducido, como era de esperar, sigue habiendo material audiovisual como para tenerte enfrente de la pantalla una semana entera.


Para empezar, el sábado nos aventuramos con Un efecto óptico, el nuevo largometraje de Juan Cavestany, director que cuenta con el favor de la crítica últimamente por sus series, tanto por "Vergüenza" como por "Vota Juan", creador de ambas. Esos mismos críticos imagino que encontrarán esta película innovadora y divertida pero a mi me ha parecido muy decepcionante. Intenta ser graciosa y no lo consigue más que en un par de ocasiones. Por lo que he leído, en un principio estaba pensada como un cortometraje, pero Carmen Machí y Pepón Nieto, los protagonistas, convencieron a Cavestany para convertirlo en un largo, craso error. La idea es original, tiene mucho recorrido, pero no la han sabido explotar. "Un efecto óptico" trata de una pareja que viaja a Nueva York para "desconectar" y darle un poco de picante a su deteriorada relación. Pero algunas señales les indican que no están en la ciudad que ellos creen. Lo que os decía, un arranque y una idea de partida muy prometedora, el desarrollo ya es otra cosa.



El domingo pintaba mejor con Nuevo Orden, la película de Michel Franco, premio del jurado en el Festival de Venecia que nos trae la maravillosa sección Perlak, donde podemos ver lo mejorcito del circuito de festivales cada año. Nuevo Orden es un sorprendente y duro retrato de una realidad distópica que se parece demasiado a la que vivimos. La historia se sitúa en México, en una fastuosa boda, donde nadie se priva de nada y se cuecen algunos de los negocios más importantes del país. Uno no puede ni imaginarse lo que va a venir a continuación, una descarnada lucha de clases que acabará derrumbando todo un sistema político. Sorprende lo bien hecha que está, se puede entrever que hay bastante dinero detrás y muy bien aprovechado además. Consigue que nos creamos todo lo que vemos, por muy crudo que parezca y viendo la deriva de muchos países hoy en día, no parece muy alejado de la realidad, por eso da tanto miedo. Aunque impactados, nos volvemos a casa con un buen sabor de boca.



El lunes es el turno de la danesa Druk (Another Round) de la sección oficial del festival. Una de las más esperadas por mi parte e imagino que por cualquier cinéfilo al que le suene el nombre de Thomas Vinterberg. Hace ya unos años que nos sacudió con la durísima "La Caza", aquí vuelve a repetir protagonista con el tortuoso Mads Mikkelsen. En este caso, es uno de los profesores de secundaria, amigos todos ellos, que aburridos con sus vidas cotidianas , deciden empezar a beber durante las clases, solo durante las clases. Imponen una serie de normas y se amparan en un supuesto estudio que van a llevar a cabo. La historia transcurre y a mi al menos, ante tanto disfrute de los protagonistas, me tienta salir y tomarme unas copas en buena compañía. Uno acaba cogiendo cariño a estos cuarentones marchosos y deseo que todo les vaya bien, que no caigan en una adicción terrible como es la del alcoholismo. La película nos muestra las ventajas y desventajas del alcohol, sin inclinarse a favor ni en contra, que cada uno saque sus conclusiones. "Druk" está muy bien contada, con personajes bien trabajados y una idea de partida bastante original. Hace ya tiempo que Vinterberg dejó atrás el Dogma y su cine es más accesible, por lo que yo recomiendo a todo el mundo que acuda a verla cuando la estrenen a principios del año que viene.



El martes, una vez más dentro de la sección Perlak, tenemos una cita con una pareja de actores prácticamente insuperable hoy en día. Anthony Hopkins y Olivia Colman protagonizan The Father. Antes de verla, uno ya sabe que se va a encontrar con un duelo interpretativo con mayúsculas, lo que no siempre va de la mano con el resto de factores que conforman una buena película. En este caso estamos de suerte. Hopkins realiza una de las mejores interpretaciones de su carrera a sus 82 años. Algo muy raro tiene que pasar de aquí a abril para que no se lleve la estatuilla a mejor actor. La Colman, impecable como siempre, interpreta a la hija del deteriorado Anthony(si, se llama igual que el actor que lo interpreta). Los problemas mentales de este hacen la vida imposible a los que tiene a su alrededor y se niega a recibir ningún tipo de ayuda, las asistentas van y vienen. Más allá de las brillantes actuaciones, lo que convierte a "The Father" en una cinta especial es la forma en la que nos la cuenta su director, el francés Florian Zeller. La historia está contada desde la perspectiva de este anciano, es como si nos metiéramos en su cabeza. El resultado es desde luego muy original y certero. Sorprende que alguien pueda debutar en el cine con una obra de este calibre, pero es que Florian Zeller es ya un reputado director de teatro y esta es una adaptación de una obra teatral del mismo nombre escrita por el propio Zeller.



Poco me puedo quejar del nivel general de las películas hasta ahora. Druk y The Father tienen pinta que estarán entre lo mejor del año. También hay que mencionar la perfecta adaptación del festival y las salas de cine a la situación que vivimos, tomando todas las precauciones posibles ante la alerta sanitaria que vivimos. Ir al cine es una actividad que está libre de contagio si respetamos las normas, el teatro igual y cualquier evento cultural si se organiza debidamente y se contrata al personal suficiente para que se lleve a cabo.

59 vistas

Melopea

  • Ivoox
  • Twitter
  • Facebook icono social
  • Instagram

© 2019 by La Fuga De Alcaraz. Proudly created with Wix.com

Newsletter

  • Negro Icono RSS
  • Instagram - Negro Círculo