• Marcos Alcaraz

Weyes Blood - Titanic Rising




Estaba escuchando el nuevo álbum de Weyes Blood cuando llegué a Everyday, tercer corte del largo, y tuve una revelación.


He de admitir que no conozco absolutamente nada de esta cantante estadounidense de 31 años: lo primero que ha llegado a mis oídos ha sido el álbum del pasado 2019, que según leo es ya su cuarto. Desconozco completamente si el resto de sus composiciones (pues lleva ya diez años en activo) están a la altura de lo que ofrece en este, aunque me comentan conocidos que nunca antes había rayado un nivel semejante, así que hasta el momento que me decida a sumergirme en su obra, tendré que tomarles la palabra.


Llegando virgen a uno de los álbumes de su año para la crítica, reverenciado internacionalmente y que parece haber puesto en el candelero a su autora, después de iniciar mi escucha dos canciones etéreas de altura como A Lot’s Gonna Change y Andromeda, donde la voz de Natalie Hearing (así se llama en realidad, escondiéndose tras el nombre de Weyes Blood que toma de una novela de Flannery O’Connor) cabalga de forma etérea por bases sintetizadas que actualizan lo mucho que bebe su autora del pop de finales de los 60 y 70, llegué por fin a Everyday. Y, he de admitirlo: me enamoré profundamente de un tema como Everyday.


No hay pocos momentos cumbre en este Titanic Rising como para quedarse con sólo uno, como pueda entenderse que sea mi caso. A las dos anteriormente citadas, hay que añadir que el álbum toca lo sobresaliente en Movies: sobresale en Andromeda cuando cabalga sus aires setenteros sobre sintetizadores, solo que en este tema de forma más radical y todavía más apreciable; o también es notable en Something To Believe, otra de las cimas de un trabajo que por lo general, no tiene un momento exento de calidad. Es imposible no hablar de su continua referencia cambio climático y al hundimiento de la sociedad actual, ya que incide continuamente en un apocalipsis que acaba con un pequeño golpe de humor versionando la última canción que tocó la orquesta del Titanic.


Pero yo tuve una revelación en Everyday. Porque es una canción que suena a todo lo que uno puede desear que lo haga. Porque parece la composición perdida de una colaboración entre Brian Wilson y The Carpenters; porque podría ser perfectamente la mejor canción de 2019 como así a la par de 1971; por el estallido pop que ofrece en una de las mejores líneas melódicas a escuchar en esta temporada, finalizando en un absorbente y épico clímax que pone la piel de gallina; tal vez sea porque parece uno de los pocos momentos alegres en un álbum lleno de tinieblas, pero en uno de los álbumes más reseñables del pasado año, donde hay numerosas canciones de indudable calidad, estuve en una primera escucha cautivado por un tema llamado Everyday y meses después, cuando lo recupero, no dejo de pensar: “Qué bien suena esto, pero en que termine me vuelvo a poner de nuevo Everyday”.




Melopea

  • Ivoox
  • Twitter
  • Facebook icono social
  • Instagram

© 2019 by La Fuga De Alcaraz. Proudly created with Wix.com

Newsletter

  • Negro Icono RSS
  • Instagram - Negro Círculo